El futuro de las bodas

En un momento incierto, en el que poco a poco iremos caminando hacia una nueva normalidad post coronavirus, el sector de las bodas se ha visto paralizado; más de 17.000 parejas han tenido que reinventarse, cambiar sus planes de boda y en el mejor de los casos aplazar la fecha unos meses.


En plena desescalada se plantean varios escenarios:


  • Celebrar la ceremonia (civil o religiosa) con suerte en la fecha que la pareja tuviera prevista. En este caso, lo que no será posible es una gran celebración posterior, de momento, el sector de la hostelería será uno de los últimos en recuperar la normalidad por lo que la gente que ha elegido esta opción, aunque formalice su unión este año, está aplazando a 2021 la celebración con familia y amigos.


  • Cambiar la fecha de la boda, en algunos casos unos meses o para 2021. Los que han decidido aplazar la boda unos meses o tenían previsto casarse en verano u otoño serán los más sufridores ya que aun no contamos con la certeza de tener una fecha a partir de la cual todo se pueda desarrollar como antes.


  • Replantear el tipo de celebración: algunas parejas han decidido dividir los festejos. Una preboda informal con amigos, una celebración íntima, una cena formal con familiares o una fiesta con amigos… Hay muchas opciones en tiempo y forma y es hora de reinventarse sin olvidar nunca lo importante: celebrar el amor con la gente que quieres y que más te quiere.


“El momento que atravesamos está haciendo que nos demos cuenta de que lo importante no es ser la novia más a la última. La esencia tradicional de lo que es en realidad casarse se pondrá de nuevo en valor”. Alexandra Macon, redactora de Novias de Vogue USA.

Cuando os hablaba aquí de las tendencias para las bodas de 2020, nadie imaginaba que el sector iba a sufrir un vuelco y que ahora muchas de esas ideas innovadoras, forzosamente se verán alteradas. Hoy en día es impensable un formato de boda sin abrazos, sin contacto, sin puestos de comida, sin bailes grupales… Las limitaciones actuales pueden afectar a temas técnicos como el aforo, pero encuentro en estas semanas que el “miedo” por la rápida propagación del virus, la falta de vacuna o de un tratamiento eficaz, está siendo decisivo para que muchos invitados a una boda decidan no asistir. Y ese para mí, es el principal enemigo de una boda, que vuestros invitados no se sientan seguros y declinen acompañaros ese día.


Lo que viene para las bodas después del coronavirus es una clara tendencia hacia celebraciones más íntimas, atemporales, con mayor uso de espacios abiertos y que sin duda disfrutaremos más que nunca, porque si algo hemos aprendido estas semanas es el valor de un abrazo.



Besitos y mucho ánimo parejas.

Anais M.


#bodas #coronavirus

¡SUSCRÍBETE!

Gran Vía 61, 1º puerta 2.

28013 Madrid

© 2018 by Dile que Sí ®

Aviso legal